A primeros de agosto nada mejor que una buena piriñaca para refrescar el verano.