Nos gustaría dedicar un espacio muy considerado a la figura del voluntariado , aquellas personas que sin ningún interés económico viene a desarrollar actividades con nosotros y los usuarios ayudando y dándonos todo lo que pueden para cumplir con nuestro objetivos.

En ADACCA, aparte de las familias, pacientes, socios y profesionales un pilar a destacar sería el que componen también lo Voluntarios.

El servicio que realiza un voluntario hace referencia a un conjunto de acciones creadas para mejorar la vida de las personas, satisfaciendo de alguna manera sus necesidades.

Gracias a ellos, nuestra a asociación se nutre de los esfuerzos desinteresados que algunas personas realizan, ayudando en las tareas de rehabilitación, de mantenimiento del local y de acompañamiento en las actividades de ocio y tiempo libre.

Por ello, hacemos un llamamiento a la sociedad para animar a aquellos que tenga ganas de “DAR” y ayudar a este colectivo, se acerquen a nuestras instalaciones y tras un proceso de acogida y entrevista formen parte de nuestro proyecto.

Las personas con Daño Cerebral Adquirido (DCA) tienen unas características especiales, por esto necesitan que las personas que les atienden, además de actitud de ayudar, tengan unas ciertas aptitudes, que en muchas ocasiones ya se poseen. Por esto se contempla una formación específica sobre DCA y voluntarios en el que se pude adquirir los conocimientos básicos y conocer las características más importantes de nuestro colectivo, y así poder afrontar esta tarea.

El protagonista en el voluntariado es el paciente con DCA, es en él o ella en quién hay que pensar y existen métodos eficaces para saber cómo tratarlos. Esto no quiere decir que de paso no se obtengan recompensas personales incalculables.

El compromiso debe ser firme y responsable. Y este compromiso primeramente se contrae con el paciente. Estos pacientes, tanto niños como adultos, necesitan de estabilidad en sus vidas. Están intentando volver a vivir después del daño con una serie de secuelas, por ejemplo fallos de memoria. No es justo que una vez que se aprenden unas caras cambien a otras, o que tal día viene X. Ellos van tomando sus referencias. Si como voluntarios os comprometéis a una serie de días u horas, hay que respetar este compromiso.

También existe el compromiso con la organización o el centro. Tú te ofreces, y el centro cuenta contigo y con tu trabajo. Existe de antemano un compromiso con uno mismo que radica en la libertad de decisión de cada voluntario.

En la a actualidad, contamos con una bolsa de voluntarios de unos 12 voluntarios que se van alternado para solventar nuestras necesidades.